6.5. COORDINACIÓN
 
La coordinación es la cualidad física que nos permite realizar acciones complejas de movimiento, combinando una sucesión de gestos y manteniendo el equilibrio preciso para actuar con naturalidad.
 
  6.5.1. NOCIONES BÁSICAS



Cuando hablamos de coordinación, en ocasiones relacionamos el término con conceptos de habilidad, destreza, agilidad... todos ellos se refieren a la ejecución de acciones concretas. La coordinación es una cualidad más general en la cual además de los términos anteriormente citados tienen cabida otros relacionados con la percepción, reacción, ritmo...

En otras ocasiones debemos distinguir entre la coordinación general necesaria para la realización de cualquier actividad física y la coordinación específica necesaria para la práctica de una especialidad deportiva concreta.


   CUALIDADES COORDINATIVAS

La coordinación está compuesta por una serie de capacidades que tienen gran importancia por si mismas por lo tanto, será más adecuado si utilizamos el término de cualidades coordinativas:

  • Capacidad de dirección: Se refiere a la capacidad de valorar y analizar las informaciones (estímulos) que llegan desde el exterior para dar una respuesta en forma de movimiento.

  • Capacidad de ritmo: Se refiere a la capacidad de realizar una acción a una velocidad determinada (con posibilidad de variarla) y en un tiempo concreto.

  • Capacidad de discriminación: Se refiere a la capacidad de diferenciar, valorar y reconocer los impulsos (estímulos llegados), transformarlos, emitir una respuesta y ejecutarla.

  • Capacidad de equilibrio: Se refiere a la capacidad de asumir y mantener la posición del cuerpo o de parte de este, en contra de la gravedad.

  • Capacidad de reacción: Se refiere a la capacidad de dar una respuesta (cambio de situación) adecuada con la mayor rapidez posible. Hay una serie de elementos que intervienen en la coordinación y de los cuales dependerá el mayor o menor desarrollo de dicha capacidad.

  • Los analizadores de movimientos:

    · Kinestésico
    : Situados en los músculos, articulaciones, ligamentos y tendones informan sobre la posición del tronco y extremidades y de las fuerzas que actúan sobre estos.
· Táctil: Situados en la piel, manos y pies informan sobre la forma y la superficie de los objetos con los que toma contacto la persona.
· Estático-dinámico: Situados en la parte interna del oído informan sobre la posición y movimiento de diferentes partes del cuerpo (cabeza...), son los responsables del equilibrio.
· Visual: Situados en los ojos informan de la posición y movimientos de la persona y del resto de personas que se encuentren dentro de su radio de acción.
· Acústico: Situados en el oído informan sobre los sonidos que se producen en las acciones motoras de las personas.
  • La percepción del tiempo: Supone la capacidad del individuo de percibir el tiempo adecuado con respecto a la decisión y a la acción.

  • El repertorio gestual: Supone la capacidad de responder a un movimiento en base a unos movimientos previamente aprendidos.
   PRINCIPIOS


Existen una serie de principios en relación a la capacidad de coordinación que citamos a continuación:


- Cuantos más grupos musculares se implican en las acciones, mayor es la dificultad de coordinar la ejecución.
- La coordinación está íntimamente relacionada con el resto de las capacidades físicas (velocidad, fuerza, resistencia, flexibilidad).
- Cuanto mayor sea la velocidad en la ejecución de las acciones mayor será la dificultad para coordinarlas.
- Cuanto mayor sea la duración de la acción (ejercicio, actividad), mayor será la dificultad para mantener los niveles de coordinación.
- A menor base de sustentación y mayor altura del centro de gravedad mayor dificultad para coordinar.
- La fatiga, el cansancio y el mal estado de forma influirán negativamente sobre la coordinación.
- A la hora de utilizar objetos (balón, pelota, raqueta), el tamaño y la forma influirán sobre la capacidad de coordinación.


  6.5.2. TIPOS DE COORDINACIÓN


Una primera clasificación basada en el número de elementos o grupos musculares que participan;

- Coordinación dinámica general; El dominio de la ejecución de los músculos y articulaciones utilizadas en los movimientos globales.
- Coordinación segmentaria; El dominio de la ejecución de los músculos y articulaciones utilizados en los movimientos de un solo segmento corporal.

Otros tipos de coordinación en base al nivel de acción muscular;

- Coordinación intermuscular; Cuando nos referimos a la acción conjunta de diferentes músculos o paquetes musculares en un mismo movimiento.
- Coordinación intramuscular; Cuando nos referimos a la capacidad de un solo músculo de actuar nerviosa y mecánicamente de manera conjunta y eficaz ante un movimiento.

 
  6.5.3. LA COORDINACIÓN SEGÚN LAS EDADES
 
Esta es una capacidad ante la cuál nunca es pronto para comenzar a trabajar en su desarrollo. Desde el mismo momento del nacimiento el ser humano comienza a relacionarse con el medio exterior mediante un lenguaje de gestos y acciones (mover los brazos, llorar...), estas son acciones reflejas motivadas por diferentes causas (hambre, sueño, enfermedad o molestia...). Es posteriormente y cuando el niño comienza sus primeras acciones de movilidad básicas (gatear, coger objetos...), cuando surge la necesidad de la coordinación de los diferentes segmentos musculares.

Trabajos adecuados a las edades de los deportistas
De 0 a 3 años
  • En estas primeras edades, puede resultar muy importante el trabajo de la coordinación dinámica general con el objetivo del aprendizaje y mejora de las diferentes formas de desplazamiento (cuadrupedia, andar hacia delante, andar hacia atrás, correr...). Al mismo tiempo surge la necesidad de comenzar a relacionarse con objetos y por ello de la necesidad de la coordinación segmentaria - táctil- visual (apretar, soltar, tirar, recoger...). Por último y también como consecuencia de la propia actividad humana surge la necesidad del desarrollo de cualidades coordinativas más complejas (saltar, mantener el equilibrio, subir escaleras, bajar escaleras, conducir o transportar objetos...) tanto a nivel intramuscular como a nivel intermuscular.
Desde los 6 a los 11-13 años
  • Es la edad donde se comienza a perder flexibilidad de manera notoria, esta pérdida se puede retrasar si se ha trabajado antes con movimientos tanto pasivos como activos en la totalidad de las articulaciones. Será una edad óptima para el desarrollo de dicha capacidad ya que posteriormente (con más edad) será muy difícil poder alcanzar resultados claramente favorables.
 
Imprimir
Anterior
Arriba
Siguiente