5.1. INTRODUCCIÓN

La habilidad deportiva es la capacidad que tiene un individuo para resolver un problema motriz específico, para elaborar y dar una respuesta eficaz. Esta es una capacidad que se adquiere como resultado de un proceso de aprendizaje (generalmente largo) y que dependerá del conjunto de recursos de que dispone el individuo.
Las habilidades deportivas que adquieren los adultos no surgen de la nada, sino que son el resultado de la aplicación y modificación de las capacidades adquiridas desde su nacimiento.


5.2. PATRONES MOTORES

Las primeras investigaciones sobre el desarrollo motor se dirigían a la evolución de; la rapidez de los desplazamientos, el alcance de los lanzamientos o la altura de los saltos. Posteriormente y gracias al desarrollo técnico dichas investigaciones lograron cada vez mayor precisión hasta describir de manera metódica la evolución de los comportamientos del individuo en los patrones motores básicos.

Hoy en día para analizar las habilidades de los deportistas se realizan estudios biomecánicos que analizan; los movimientos corporales que se realizan durante la ejecución de los gestos, las fuerzas ejercidas sobre las superficies (carreras) o sobre los objetos (lanzamientos) y en las acciones de golpeo (balón, pelota...).
Los patrones motores básicos se dividen en :

- las habilidades locomotrices
- las habilidades no locomotrices
- las habilidades para recepcionar o proyectar un objeto.

La evolución general en dichas habilidades se va consiguiendo a medida que se logra mayor efectividad en las acciones y siguiendo siempre la misma secuencia pero con un desarrollo en el tiempo diferentes para cada individuo;

- una mejor posición corporal para aplicar las fuerzas de propulsión (bien sea desplazamiento, lanzamientos...).
- una mejor aplicación de la fuerza.
- una mayor fluidez y coordinación del los movimientos.
- una mayor cantidad de movimiento (frecuencia en carrera, velocidad en lanzamiento...).
- una mejor técnica de carrera, lanzamiento (coordinando secuencias, tiempos, diferentes gestos a la vez...).

La evolución de las habilidades motrices con respecto a la edad tiene cuatro periodos fundamentales:
1º) Motricidad refleja. Desde que se nace hasta el primer año se desarrollan los automatismos primarios; agarrar, marchar (gatear, comenzar a andar...).
2º) Motricidad rudimentaria. Desde el primer hasta el segundo año se asientan los patrones motrices básicos de la etapa anterior (andar, correr, agarra, soltar...).
3º) Motricidad fundamental. Desde el segundo año hasta el sexto-séptimo se adquieren habilidades motrices de transición a través de los juegos; saltar, tirar, golpear...
4º) Motricidad deportiva. A partir de los seis- siete años se produce el aprendizaje de las habilidades deportivas propiamente dichas.

Un aspecto muy importante que se debe tener en cuenta es que a la edad de seis-siete años los patrones motores básicos y los automatismos dependen fundamentalmente del desarrollo del sistema nerviosos, mientras que las habilidades deportivas dependen del aprendizaje y de la transmisión social.

Por lo tanto, "el desarrollo armónico de los patrones motores básicos es una condición indispensable y que resultará determinante para el desarrollo de unas buenas habilidades deportivas".

Se puede afirmar sin ninguna duda que a los seis-siete años ya se ha consumado la organización básica de la motricidad. A partir de ésta edad se desarrollará la transformación y la aplicación de dichas capacidades a la actividad deportiva y a la actividad física general (propias necesidades vitales). Este proceso durará hasta el final de la adolescencia y continuará incluso durante la edad adulta.
La evolución de las habilidades motrices a partir de los siete años se encuentra determinada por;

- La aplicación de los movimientos en relación a los objetos (balones, raquetas, pelotas...).
- Factores morfológicos; aumento del equilibrio, variación en la longitud de los miembros (aumento de estatura...).
- Factores biológicos; cambios en el sistema neurológico, formación de redes sinápticas...
- Factores de orden cognitivo; eficacia en la toma de decisiones, capacidad de motivación e interés...